Noticias

Crónica: Sónar 2017

El ciclo se cerraba con la predicción de una última noche sin lluvia (habitual compañera en pasados años) y con la vista de una gran afluencia de público. Y así fue, tanto que al cerrar el fin de semana la organización de Sónar anunciaba un nuevo récord de asistencia (61.000 asistentes en las tres jornadas de Sónar Día y 62.000 en las dos de Sónar Noche). Números que en ningún momento molestaron a aquellos que no se obsesionaron por situarse en las primeras filas.

Con nuestro recorrido claro y la última reserva de energías activada, Carl Craig fue nuestra razón de ingreso. El escenario comandado por Resident Advisor había programado una de las actuaciones más interesantes de todo el festival. La alianza del de Detroit con el mago de los teclados Francesco Tristano se materializaba en Versus Synthesizer Ensemble. Quién diría que el joven paliducho que años antes maravillaba en la misma plaza con su formación Aufgang coprotagonizaría escenario con una leyenda como Carl Craig, con quien precisamente hace unos meses sacaba su álbum Versus (Infinè, 2017), el mismo disco que serviría de guión para parir uno de los directos más vibrantes de la noche. Una columna de sonido Detroit escoltado por las melodías sintéticas y armónicas de sus cuatro acompañantes presentaron un show muy serio que pasó por At Les, Sandstorms y otras fusiones que con su testigo no hacen más que otorgarle seriedad a la electrónica. De diez.

Justice continuaron nuestro camino por Sónar Noche, puede que el directo que congregó mayor cantidad de público junto con Moderat del viernes, dos shows que compartieron resultado final: movimientos calculados al milímetro y poca posibilidad de improvisación. Un portaviones de sonido y luces impactante, sin duda. Música empaquetada, al fin y al cabo. Stress, D.A.N.C.E. o Civilization se unieron a otros más recientes como Safe and Sound.

Antes del final de los franceses correspondía guardarle turno a unos grandes del rap americano como De La Soul. El directo del trío fue una serie de coitos interruptus que llevaron al público del éxtasis —gracias a clasicazos como Me Myself And I o la inicial De La Soul Is Dead— a varios parones insípidos debidos a sus constantes intentos de interacción con el público. Que si yo digo «ha» y tu dices «ha», «ha», «ha»… Momento móviles / mecheros al aire incluido. A pesar de todo su energía invertida fue merecedora de muchos aplausos. La ración necesaria de no-electrónica que muchos precisaban.

La exigencia personal de movernos nos llevó a comprobar que sorprendentemente Seth Troxler y Tiga estaban realizando un brillante sesión de house, disco y minimal techno con verdadera habilidad selectora en Sónar Car. Saltando de casilla en casilla pasamos otro fugaz momento por Sónar Lab para ver a Marcel Dettmann y Dr Rubinstein. Un mastodonte como el Lanicor de Umek nos subía de marcha y nos dejaba con ácido en nuestros cuerpos.

Quizá el mayor error de nuestra noche fue el de acomodarnos en el nuevo show de Vitalic esperando ver a la mejor versión del francés. Sin duda el despliegue lumínico fue un espectáculo, pero de nuevo la perfección nos volvió a dejar fríos. Una pirámide de luces hipnotizó al público con Stamina, My Friend Dario o Posion Lips, temas que borraron toda esperanza y dieron paso a nuestro último descanso antes de la selección de cierre de la noche.

The Black Madonna debía que ser la elegida, sobre todo tras haber presenciado su demoledor cierre en Sónar Día de 2016. Puede que su técnica no sea la más precisa, pero la energía que desprende la chica de moda es indiscutible. No hizo falta de tirar de una constante contundencia, una serie de timbales nos llevaron río arriba al momento donde el house y el disco parieron al techno. La euforia fue general, Carola podía ser prescindible. Los que conocen sus preferencias saben que Sónar les puede dar el final feliz deseado.

Sónar sigue siendo la razón de peso de la semana más importante de la música electrónica en la Península y quizá en toda Europa. Puede haber pinceladas mal trazadas a nombrar, pero nunca cuadros mal ejecutados. Con ansia por conocer la que tienen preparada para los 25 años de Sónar.

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies